Resonancia

(que costó, hubo muchos movimientos…) – 05/07/13

Variet_Borda_134La renovada proximidad con el Frente de artistas y la propuesta desmanicomializadora hizo vibrar y remover algunas potentes experiencias que me atravesaron y pasaron en algún momento, y que también atraviesan y rodean actualmente.

Entre todo este cúmulo creo que lo primero que apareció en mi sentir/pensar fue la frustrada intentona de convocar y lograr acercar el frente y su actividad a la Ciudad (Junín, la mía, je) para ver que se movía y hacía algún ruido en las prácticas en salud mental que se llevaban a cabo en ese momento, la mayoría de ellas desde una postura “medicinal” y cerrada. A este intento lo movilizó una marcada actitud crítica que tenía el grupo “C.E.Psi”, la Comisión de Estudiantes de Psicología a lo que no nos conformaba y se nos aparecía como abordable desde otra forma, para lograr posibilidades distintas de trabajo y de vida (yéndonos un poco a la mierda como casi siempre!).

Luego de esto me vinieron imágenes de Miriam, quién era en ese momento una de las coordinadoras de la Red de Arte y Salud Mental, (escritora, externada del servicio de S.M. del Hospital) con quién empezamos algún tipo de colaboración que luego fue disolviéndose. Inmediatamente el rostro de Alejandra, quien llevaba a cabo un taller de pintura en el mismo hospital habiendo sido paciente ahí también, taller que sostuvo hasta que excusas más, excusas menos, terminaron sacándole al taller el espacio que ocupaba, y ella dejó de visitar semanalmente a los pacientes para compartir con ellos la pintura.

Pasados estos instantes, estas imágenes y sentires, me tocó leer, y la verdad que se me hizo un nudo la garganta, me apareció una foto de un atardecer que saqué desde la ventana del “Office” del segundo piso de la clínica, por suerte luego la lectura y el recorrido propuesto por esas palabras sirvieron de eje o línea y en esa dirección pude seguir recorriendo.

Ya por la tarde, comenzando a compartir el Teatro Participativo, mientras Sava hablaba del mismo como una forma de intervenir en la realidad, se me presentó alguna pasada charla y alguna actividad de la época de la Comisión, en la pretendíamos, mediante escuchas casuales hacer una observación de que era lo que acontecía en lo social y podía pescarse por la calle. El método era caminar, e ir escuchando detrás de personas que iban hablando, cuál era el tema, de qué hablaba la gente para luego registrarlo; luego volamos un poco más y entonces nos propusimos sumar algún intento de cotejar lo que los medios trasmitían, en el momento de los registros…, como tantas otras cosas los esporádicos y poco organizados intentos y el método fueron dejados de lado con el transcurso del tiempo. Lo cuento  porque tal vez pueda sernos útil alguna vez…

Que potente resultó la propuesta, intervenir en la calle, romper momentáneamente con algo la vorágine que parece enfrascar el minuto a minuto de todo el mundo, de todos nosotros, la que hace que si alguien camina demasiado cerca nuestro enseguida aparezca nuestro polo paranoico y una buena parte de nuestras líneas, duras mayormente, se nos calcen y empecemos a desconfiar, a suponer el inminente robo o algo peor … creo que debería proponerse como pedido a nuestros gobernantes, medios, empresas y etcs,  sean quienes sean, que le aflojen un poco a la paranoia, porque la verdad, lo esquizo, aunque asusta por el nombre, es una forma más relajada, más creativa de transitar la vida, aunque sea necesario el otro polo para que los efectos de este se sientan más (creo!)…

Pero claro, esto no tiene la intención de ser una rememoración ni, como diría Dolina un “¡Hay si hubiera sabido!” así que por allí lo oigo que entra don Bergson, hablando del tiempo, del presente, el pasado y el ahora, y de cómo lo que solemos poner detrás, nuestro pasado, quién convive todo el tiempo con nuestro hacer, y está ubicado a nuestro lado, ahora. Creo que recién en este momento (de la escritura) pude ser afectado por algo de esto que leí y releí  varias veces ?a don Bergson.  Es decir, de esta jornada/ENCUENTRO me queda presente la necesidad de repoblar algunas zonas y actividades que habían ido desertificándose en mi… ¿práctica?, ¿vida?… ¿serán distintas?

Richard
Resonancias de la jornada de Junio de 2013.-

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *