Ludopedagogía: Encuentro Sentiludicopensante

Compartimos algunas imágenes de lo que fue la maravillosa experiencia del pasado 4 de julio, en el marco del Encuentro Sentiludicopensante, coordinado por lxs integrantes del Centro de Investigación y Capacitacón en Ludopedagogía «La Mancha» (Uruguay), junto con un texto de su autoría, para un acercamiento a la Ludopedagogía.

¿Qué es y cómo surge la Ludopedagogía?

La Ludopedagogía es una propuesta esencialmente de carácter político, en tanto su vocación principal es la de propiciar actitudes y acciones individuales y colectivas comprometidas con la transformación de la realidad.
Tenemos el propósito de aportar a la construcción de rutas que posibiliten la modificación efectiva de las condiciones objetivas y subjetivas de la existencia humana, en procura del más íntegro desarrollo de las personas, con la satisfacción de todas sus necesidades fundamentales.

Creemos que satisfacer estas necesidades conlleva al enriquecimiento de nuestra calidad de vida, en el pleno ejercicio de nuestros derechos como seres humanos, en un marco de profundo respeto a la diversidad y la sustentabilidad del ambiente.

Nuestra propuesta es el resultado abierto, no acabado, de una larga búsqueda comprometida revolucionariamente y concebida como continuidad de la lucha popular por la libertad más profunda y la auténtica autodeterminación e independencia de nuestros pueblos latinoamericanos.

Tomamos como marco referencial la corriente de la Educación Popular, con el maestro Paulo Freire a la vanguardia de ese movimiento continental que se convirtió en una alternativa de formación y producción de conocimiento. Alternativa que cortó los lazos de dependencia de los centros de poder, no sólo económicos sino culturales tradicionales, re-legitimando el saber popular y dándole rango de conocimiento válido acerca de la realidad para la construcción de modelos organizativos alternativos a los propuestos desde el poder hegemónico.

En pleno periodo de ocupación ilegítima del poder por las dictaduras cívico-militares en el Cono Sur
(años ´70) iniciamos una exploración inédita de conjugar los principios ético-ideológicos históricos de los movimientos populares (obreros, estudiantes, pequeños productores, trabajadores rurales, profesionales e intelectuales) con prácticas y formas de resistencia y lucha creativamente innovadoras y, que por sobre todo, atendían también a algunos aspectos descuidados tradicionalmente por estos mismos actores sociales organizados: la dimensión socio-afectiva, el vínculo y la subjetividad, la corporalidad, la alegría y el placer como reservas de poder real, aplicaciones didácticas y metodológicas a los procesos de organización popular y comunitaria, entre otros.

De este modo se comenzó a construir hace más de 20 años en nuestro país, Uruguay, una experiencia político-profesional que al día de hoy hemos llamado Ludopedagogía y que refiere significativamente a dos componentes de la estrategia metodológica que entendemos es posible de constituirse en una herramienta estratégica privilegiada para colaborar en los procesos de desarrollo integral, de los más diversos sectores, en la actual “sociedad global” mundializada:

Lúdica, una zona, un territorio, una parte del fenómeno humano de ser, sentir y hacer donde es posible construir entre la realidad y la no-realidad, otro tiempo-espacio donde hay lugar para que lo imposible se haga posible; ciertamente una zona de transición desde la que poder mirar y re-inventar la realidad dándole otros sentidos y significados; un terreno de juego

Pedagogía, campo del saber que tiene como objeto principal el conocimiento; para esta propuesta en el sentido de conocer las condiciones de la realidad subjetiva y objetiva, considerando como actor clave al sujeto (individual y colectivo) que conoce, en el inter-juego de aprehender para transformar

La Ludopedagogía (Lp) es una metodología y/o modelo de intervención con abordaje lúdico, a diversidad de temáticas que hacen al Desarrollo Humano y Sustentable, con vocación de “incidencia”, es decir

implicancia y compromiso político, en el sentido amplio de engarzar con un determinado proyecto de sociedad, caracterizado por los principios de respeto de la dignidad y la libertad a través del marco de los Derechos Humanos.

La propuesta se plantea el desafío de propiciar las mejores condiciones subjetivas y objetivas para el trabajo individual y colectivo de desarrollo integral y profundización de las capacidades y competencias humanas fundamentales para el cumplimiento de este propósito.
La Lp. se propone centralmente desde el punto de vista metodológico, el objetivo de intentar recuperar, revalorar y recrear la capacidad de jugar, en el entendido que esta es una ruta o trayecto a seguir para el re-descubrimiento de la realidad.

La realidad se nos presenta de manera parcial en tanto está referenciada por un contexto en el que la percibimos (social, histórico-cultural, económico), de modo que hay una parte “oculta” como el “lado oculto” de la luna, que sabemos existe pero no lo vemos y por esa misma razón hay momentos y circunstancias que no lo consideramos o tenemos en cuenta como parte también de la realidad existente.

De igual forma determinan nuestra percepción de la realidad los mecanismos y sentidos que utilizamos para su conocimiento.

Partiendo del acuerdo ideológico-político acerca de la necesidad y deseo de transformación de ciertas condiciones de injusticia e inequidad de la realidad cotidiana y actual, afirmamos la siguiente premisa de acción: conocer para transformar, jugar para conocer.

En tanto tenemos el interés de modificar algo, cuanto más y mejor lo conozcamos, más eficaces y acertivas serán las estrategias y acciones que seleccionemos para ello.

El conocimiento es un fenómeno multidimensional, lo que significa que para alcanzar las variadas y complejas dimensiones que lo componen será necesario transitar por todas ellas con la mayor sensibilidad e idoneidad que nos sea posible desarrollar.

En la acción de jugar podemos hallar incluidas y en un alto grado de exigencia de manera contemporánea, o sea en un funcionamiento sistémico, una multiplicidad de capacidades puestas al servicio de la resolución de la circunstancia lúdica y otras que de disparan en el proceso de búsqueda, ejecución o posterior impacto de la misma.

Resulta entonces que:
La realidad es el objeto de conocimiento. Tenemos un conocimiento muy parcial y fragmentado sobre la realidad que queremos actuar en tanto solo utilizamos para su construcción una pequeña porción de todo nuestro aparato cognitivo. Quiere decir que la realidad que creemos conocer, sufre en nosotros una importante distorsión en el sentido de ser un conocimiento incompleto o lo que podríamos decir de otro modo, se constituye en verdad a medias.

Existe la necesidad, interés y/o deseo de apropiarse del conocimiento y ello dispara el mecanismo de la curiosidad; ésta a su vez se transforma en pregunta para descubrir, desentrañar y escudriñar, o sea, “ver más allá de lo que nuestros ojos miran”

“La percepción de lo que no se sabe es un punto fundamental para lograr un conocimiento o explicación- sobre algún asunto- por tanto es posible convertir la ignorancia en un hecho fértil, en cuanto es motor de un conocimiento. (Algunas teorías del aprendizaje también confieren a la conciencia de un no-saber, la posibilidad de construir un aprendizaje. Ésta sería una ignorancia fértil, por cuanto es el punto de partida para la construcción de un saber)”

Con posterioridad a la pregunta, viene la búsqueda de respuestas, la manera de explicarse el fenómeno a través de algún conocimiento que lo permita; hemos dicho que concebimos el fenómeno del conocimiento como de esencia múltiple por lo que el aparato cognitivo, entiéndase todo lo que nos permite ejecutar el acto de conocer, habrá de ser justamente un aparato complejo, extremadamente complicado y diverso para poder alcanzar las distintas dimensiones del fenómeno.

Un aparato que está conformado por componentes de diferente índole y que pertenecen y construyen la integralidad del ser humano: razón, emoción, afectividad, cuerpo, espiritualidad.

Cada uno de ellos y todos al mismo tiempo abarcan territorios de la humanidad distintos, utilizando mecanismos y alcanzando porciones del todo a conocer, internándose por senderos que nos llevan a ocupar dimensiones verdaderamente disímiles, pero que sin embargo en la convergencia de todas ellas alcanzamos a obtener el mayor alcance posible de conocimiento.

Sostenemos que la acción de jugar, es maravillosamente eficaz, en la tarea de poner en funcionamiento las capacidades para que muchas de estas dimensiones de manera simultánea y sinérgica, se encuentren y a la vez se potencien.

El juego es el vehículo que elegimos, el ambiente lúdico que él crea, favorece una subjetividad positiva, para trasladarnos y conducirnos hacia el aprendizaje y entonces preguntarnos.

El inicio del conocimiento es preguntar y solamente a partir de las preguntas es que se debe salir en busca de respuestas…. todo comienza con la curiosidad y, unida a la curiosidad, la pregunta. Es profundamente democrático comenzar a aprender a preguntar

Aquí debemos detenernos para llamar la atención; cuando hablamos de juego, lo hacemos en tanto el concepto y significado que nosotros le adjudicamos:

El juego es una actividad libremente elegida, que otorga el permiso de transgredir normas de vida internas y externas; un satisfactor sinérgico de necesidades humanas, que abarca la dimensión individual y colectiva y tiene incidencia en el ámbito social, cultural y político

La Ludopedagogía y sus implicancias política

La Lp. es un enfoque lúdico peculiar, que construye su propio sentido y marco referencial teórico desde su práctica experiencial, y que por tanto, se diferencia de otros y se distancia de algunos, con los que pueden existir puntos de intersección en aspectos de orden técnico pero que difieren esencialmente en los de orden ideológico y conceptual.

Sostenemos que la ruta elegida es Lud-est-etica, palabra inventada para resumir los tres componentes de nuestra forma de acción: Lúdica, Estética y Ética, o lo que es igual, el tipo de juego que nosotros proponemos como instrumental operativo de esta propuesta metodológica.

Proponemos la Ludopedagogía (Lp) como una metodología y/o modelo de intervención con abordaje lúdico, a diversidad de temáticas que hacen al Desarrollo Humano y Sustentable, con vocación de “incidencia”, es decir implicancia y compromiso político, en el sentido amplio de engarzar con un determinado proyecto de sociedad, caracterizado por los principios de respeto de la dignidad y la libertad a través del marco de los Derechos Humanos.

Explícitamente, la Lp propone una operación que habilite procesos de transformación social, en la búsqueda de la construcción de un nuevo paradigma, una “epistemología del sur” (Boaventura de Sousa Santos).
Esta epistemología de sur, propone desde dos líneas de investigación, la sociología de las ausencias y la sociología de las emergencias, construir alternativas a las monoculturas limitantes de la modernidad, monoculturas que no solo no han dado respuesta al sueño de la emancipación social, si no que han profundizado abismalmente las diferencias e injusticias que limitan inhumanamente las posibilidades de desarrollo y buen vivir de gran parte de la población mundial.

La propuesta de Boaventura es que tomemos distancia de la tradición eurocéntrica, del pensamiento occidental, y nos encontremos con otros saberes que existen y conviven en nuestra tierra, excluidos y invisibilizados por el saber hegemónico. Nuevos saberes que nos enriquezcan en la búsqueda del buen vivir, en armonía con la tierra y todas y todos los que la habitan.

“La distancia que propongo con relación a la tradición crítica eurocéntrica tiene por objetivo abrir espacios analíticos para realidades “sorprendentes” (porque son nuevos o porque hasta ahora fueron producidas como no existentes), donde puedan brotar emergencias libertadoras.”

El Juego, entendido como un espacio libremente elegido que nos otorga el permiso de trasgredir normas de vida externas e internas, es un habitat especialmente potente para reinventar la realidad, manipulándola con total libertad, sin consecuencias, sin prejuicios, sin jerarquías ni mandatos.
Un tiempoespacio donde todo es posible, donde el mapa de la realidad se rompe, para instalar otro, para subvertir el orden y proponer otras lógicas.

El juego es un espacio de realidades sorprendentes. Proponemos utilizarlo como laboratorio, para analizar la realidad en la que vivimos y detectar los emergentes libertarios.

Proponemos que una de las incidencias políticas del Juego, esta en el aporte que este tipo de espacios lúdicos colectivos puede hacer, a la visualización de las semillas de otros mundos posibles y de otros mundos que están aconteciendo.

La Lp. desde su propuesta metodológica invita y propicia a la creación de acciones colectivas de producción de un saber “sentipensanteludico” (parafraseando a Eduardo Galeano), en la ruta de investigación acción de la sociología de las ausencias y la sociología de las emergencias que propone Boaventura.

Nos proponemos aportar en el campo de la sociología de las ausencias, entendida como
“.. la investigación que tiene como objetivo mostrar que lo que no existe es, de hecho, activamente producido como no existente, o sea, como una alternativa no creíble a lo que existe.
Se trata de transformar objetos imposibles en objetos posibles, objetos ausentes en objetos presentes.”

Las no existencias se producen a partir de cinco lógicas o monoculturas, naturalizadas y asumidas como únicas posibilidades, producidas por el sistema mundo en el que vivimos.
Estas cinco lógicas son: la monocultura del saber y del rigor del saber, la monocultura del tiempo lineal, la de la clasificación social, la de la escala dominante y la de la lógica productivista.
A través de la intervención lúdico pedagógica, buscamos provocar y desnaturalizar los modos de exclusión, particularmente interpelando la monocultura del saber (cuando jugamos, todas y todos estamos compartiendo saberes), la del tiempo lineal (cuando entramos en la realidad lúdica, el tiempo toma otra textura, se vuelve circular, espiralado, sin sentido..) y la lógica productivista (el juego es en si mismo una actividad autotélica, no tiene mas sentido que el de provocar placer en el que decide entrar en ese estado alterado de la conciencia)

Desde la sociología de las emergencias, entendida como “..la investigación de las alternativas que caben en el horizonte de las posibilidades concretas.”
“Consiste en sustituir el vacío del futuro según el tiempo lineal (un vacío q tanto es todo como nada) por un futuro de posibilidades plurales y concretas, simultáneamente utópicas y realistas, que se va construyendo en el presente a partir de la actividad del cuidado.”

La búsqueda es encontrar lo que esta latente, las semillas de emancipación social que conviven en el presente, las señales portadoras de un futuro más saludable y justo para todas y todos.
El juego permite instalarnos en ese presente habitado por otras posibilidades, trabaja desde la emoción y la subjetividad, buceando desde las profundidades de la piel, donde están nuestras luces, nuestras potencias y potencialidades, como individuos que formamos parte (y arte) de un cuerpo común. Un espacio comunitario, de comunión.

Como propuesta metodológica, se sostiene y se reinventa permanentemente en esta intención explicita de transformación social desde una ecología de saberes que posibilite la búsqueda e identificación de condiciones subjetivas y objetivas para la realización de acciones colectivas de transformación social en el sentido emancipador.
Recuperar la imaginación, romper con las monoculturas, carnalizar las utopías.

La Lp. propone reconocernos como existentes, reconocernos como parte de un colectivo, desentrañar las potencias de ese colectivo e instrumentar acciones desde ese colectivo.

El Juego trae el futuro al presente, posibilitando la acción simbólica de promover la posibilidad de la esperanza frente a la frustración.
Otros mundos están aconteciendo, otros mundos son imaginables y pueden acontecer.

La Ludopedagogía como metodología de intervención

Como propuesta metodológica se construye a partir de tres ejes: lo conceptual, lo técnico didáctico y la practica.
Los elementos conceptúales se construyen a partir de una ida y vuelta con la practica, en lo que le educación popular define como dialéctica del aprendizaje. Partimos de un concepto de juego elaborado por La Mancha, concepto que se nutre de otros y otras compañeros de ruta.

Pensamos en el juego como una actividad libremente elegida, que nos otorga el permiso de trasgredir normas de vida externas e internas. Lo entendemos como un satisfactor sinérgico de necesidades humanas fundamentales, en un plano individual y colectivo. Apostamos a un juego que incide en lo social, lo cultural y lo político.

Lo que la Lp propone es intervenir en un proceso grupal o comunitario, recuperando el espacio de juego colectivo.

Se instala otra realidad, la Realidad Lúdica. Y es a partir de esta ruptura con la lógica racional cotidiana, que comenzamos a des estructurar nuestras formar de sentir, pensar, actuar en relación con otras y otros.

A partir del encuentro con el como si que posibilita la acción de jugar, la invitación es a manipular la realidad, produciendo otras.
Estos movimientos, propuestos desde la libertad individual, el reconocimiento de la diferencias, el contacto con el placer y la alegría, así como la posibilidad de transitar por lugares incómodos que nos provocan desde lo aparentemente “no posible”, van tejiendo una red de memorias lúdicas, que luego recuperamos y escudriñamos entre todas y todos, construyendo nuevos significados, resignificando otros, extendiendo nuestros limites, conociéndonos y recociéndonos en nuestras potencias y debilidades.

Operamos desde una ética que nos propone pensarnos y repensarnos permanentemente en el rol, sabiéndonos sujetos y sujetas en crecimiento constante, completamente incompletos.
La actitud lúdica que proponemos desarrollar, es arte y parte de nuestra construcción como individuos, no es posible habilitar procesos de transformación si primero no los habilitamos en nosotr@s mismos.

Centros de la operación lúdica

– Instalar y habilitar un espacio de juego en un grupo o colectivo, con el sentido de propiciar procesos críticos de conocimiento y abordaje de la realidad que vivimos, a partir del permiso de cambiar “el chip”, instalar otras lógicas, crear un nuevo orden para después salir de la anécdota y producir conocimiento colectivamente, trascendiendo el espacio lúdico.
Conocimientos que nos posibiliten generar acciones políticas de incidencia en la creación de nuevos paradigmas más humanos, libertarios y respetuosos en la diversidad y la integralidad del ser. Porque otros mundos son posibles y necesarios, porque otros mundos están aconteciendo.

– Habilitar la construcción de una actitud lúdica individual y colectiva que nos permita resignificar nuestra historia, nuestras matrices de aprendizaje y nuestros mandatos, empoderando y potenciando nuestra capacidad creativa y protagonista de nuestra propia historia.

– Propiciar la desnaturalizacion del pensamiento abismal moderno, producto de una epistemología hegemónica del Norte global, introduciendo una epistemología del sur, como ecología de saberes, asumiéndonos como productores/as de una nueva forma de pensar alternativas
“Descolonizar el saber, reinventar el poder” – Boaventura de Sousa Santos

Construcción de una actitud lúdica: subjetividades rebeldes, sujetos desestabilizadores

La propuesta se plantea el desafío de propiciar las mejores condiciones subjetivas y objetivas para el trabajo individual y colectivo de desarrollo integral y profundización de capacidades y competencias humanas que aporten por un lado a este desarrollo y por otro, sean constructoras de un hacer coherente con la ruta que proponemos transitar.

Dichas capacidades son a la vez inespecíficas, o sea de carácter general, y adecuables a diversidad de temáticas particulares.
Para ejemplificar y para promover la ampliación colectiva de este listado nombramos algunas que creemos especialmente importantes:

Apertura: alcanzar una pre-disposición al respeto, tolerancia, consideración, intercambio y aprendizaje de las diferencias y por sobre todo un estado integral (mental, afectivo, corporal, espiritual) para trabajar
Más desde la incertidumbre y la aproximación exploratoria del conocimiento que desde las certezas y verdades definitivas.

Creatividad: dar forma a lo que no existe, de alcanzar resoluciones innovadoras para los viejos problemas, de re-crear adaptaciones originales a diversidad de contextos y situaciones. Poseer y creer en el valor de la imaginación y la fantasía como disparadores creativos

Sensibilidad estética: reflexionar sobre las maneras de percibir, de sentir y de actuar en función de la valorización positiva de las aportaciones que la forma le otorga al sentido de las cosas, ya sean de carácter material o simbólico

Comunicación-expresión: entablar relaciones dialógicas y de empatía para llegar a establecer vínculos ricos y fecundos

Investigación: (el deseo de) buscar más allá de lo que se ve a simple vista, de explorar, de escudriñar, de descubrir otras respuestas a las preguntas claves en cada situación
Investigar es un proceso en el que una pregunta conduce a alguna respuesta pero también a nuevas preguntas que, a su vez amplían el abanico de preguntas y respuestas. El objeto de la investigación es la permanente búsqueda.

Participación A: (actitud y voluntad de) interactuar involucrándose de manera comprometida, de ser pro-activo y desear contar con el poder para incidir en la toma de decisiones que determinan su vida personal y en comunidad.

Participación B: fomentar la actitud de amplísima participación de las personas, desde la convicción de saberse en roles distintos pero no jerarquizados y con la enorme humildad para reconocer el valor del aprender con y entre tod@s.

Corporalidad: incorporar la dimensión del cuerpo a la globalidad de la actitud comportamental y expresiva, de manera intencionada y propiciatoria de la motivación y el involucramiento personal y colectivo.

Afectividad: la capacidad de integrar el afecto a la relación educativa y al acto del aprendizaje, como una dimensión humana indispensable en este terreno del saber.
Considerar el valor de lo particular de cada individuo.

Lúdica: lograr una actitud frente a la vida, en tanto manera de asumirse a si mismo/a y el vínculo con los demás, privilegiando la capacidad de jugar y de promover el juego, la alegría, el entusiasmo, el placer, la actitud festiva y contemplativa como acciones de salud y de desarrollo integral de la persona

Experiencial: poner la teoría al servicio de la práctica; centrar su propuesta de trabajo en una metodología experiencial donde el punto de partida de la construcción colectiva del conocimiento esté centrado en la práctica vivencial, para con posterioridad hacer la elaboración conceptual de pertinencia

Resistencia-resiliencia: sostener y sostenerse frente a situaciones problemáticas; asumir el conflicto como una oportunidad político-pedagógica de avance en el proceso educativo y socio-cultural. Tomar la iniciativa frente a la dificultad y generar la superación positiva.

Repentinización: reaccionar frente a situaciones imprevistas y estímulos no esperados de manera adecuada, rápida y con coherencia al planteo educativo, político y ético que se sostiene.

DSCN0065

DSCN0083

DSCN0085

DSCN0143

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *